El balón de rugby inteligente llega a la élite

El rugby, uno de los deportes más admirados por su tradición y los valores que reúne, lleva tiempo aliado con la tecnología. Hace más de un año, Sportable (empresa de desarrollo de hardware y dispositivos portátiles) y Gilbert (fabricante de equipamiento deportivo) lanzaban el primer balón inteligente. Ocurrió, a modo de test, en el torneo RugbyX (cinco jugadores por equipo) de 2019. Ahora, ese proyecto da un paso más: el balón de rugby inteligente llega a la élite.

En concreto, la noticia se produjo hace sólo unos días. El Seis Naciones femenino se convirtió en el primer torneo internacional de élite que utiliza un balón inteligente. El partido inaugural, que enfrentó a Inglaterra y Escocia, pasará a la historia por ser el del estreno de esa tecnología a este nivel.

Lance del partido entre Inglaterra y Escocia.

Funcionamiento

El balón inteligente tiene incrustado un chip de seguimiento que captura cada movimiento en tiempo real. Datos como la velocidad de los pases, distancias recorridas, rendimiento en las melés, tackles, controles corporales, fueras de juego, seguimiento en 3D… El objetivo final es proporcionar métricas a jugadores, entrenadores, árbitros, medios de comunicación y aficionados.

Dichas métricas de la pelota se recopilan mediante sensores situados alrededor del terreno de juego. Tras el partido, estos datos se ponen a disposición de los equipos de forma privada. La idea es que, en fases posteriores, los aficionados lleguen a ver los encuentros con datos en pantalla proporcionados por el balón inteligente.

Presente y, sobre todo, futuro

«Buscamos romper fronteras constantemente, llevar el rugby a un nuevo nivel e introducir herramientas innovadoras que creemos que mejorarán el desarrollo del juego en su conjunto y permitirán a los jugadores y entrenadores realizar análisis cruzados», explica Ben Morel, CEO del torneo Seis Naciones.

Por su parte, Dugald Macdonald, CEO de Sportable, se muestra en la misma línea: “Es fantástico anunciar esta innovación, ya que representa un gran paso adelante en nuestro objetivo de transformar la forma en que el rugby es visto tanto por los aficionados como por los equipos. Durante los últimos seis años, nosotros y nuestros socios Gilbert Rugby hemos desarrollado tecnología que transformará la forma en que las personas se involucran con el deporte. Estamos emocionados de ver lo que depara el futuro para el rugby y esta prestigiosa competición».

Un deporte que mira al frente

El rugby sigue cautivando a los aficionados por sus valores pero también por esa valentía que le lleva a emplear la tecnología con una especial determinación. La última demostración de ello es que el balón de rugby inteligente llega a la élite y lo ha hecho para quedarse.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.