El Comité Técnico de Árbitros de España, decidido a que se oigan los audios del VAR


El Comité Técnico de Árbitros de España, decidido a que se oigan los audios del VAR


El Comité Técnico de Árbitros de España, decidido a que se oigan los audios del VAR




( Luis Medina Cantalejo, presidente del Comité Técnico de Árbitros en rueda de prensa / Imagen RFEF)

Este miércoles 22 de noviembre se ha reunido el Comité Técnico de Árbitros (CTA) perteneciente a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Su objetivo era valorar, desde la perspectiva arbitral, los últimos encuentros celebrados de LaLiga. Aunque no es la primera vez que lo apuntan en pro de la transparencia, el presidente del CTA, Luis Medina Cantalejo, ha querido dar muestra, ahora, de una mayor determinación: «Está prohibido hacerlo en vivo, pero sí hemos tenido alguna reunión con técnicos de LaLiga- aseguró la máxima autoridad arbitral- para ver qué opciones tenemos para dar un paso adelante. Vamos a hacer cosas para que se pueda escuchar qué ocurre en ese momento crucial. A nosotros nos puede servir para aclarar determinadas circunstancias», añadió en referencia a las polémicas que en muchos casos suscitan las actuaciones arbitrales y, sobre todo, las reacciones que provocan en algunos clubes.

Qué se oye y cuándo se oye

Cuando Medina Cantalejo anuncia que en directo no se pueden oír los diálogos entre el árbitro de campo y el que se encuentra en el VAR, es por el International Board, el organismo de la FIFA que determina las normas del fútbol a nivel mundial, que ya ha descartado esa posibilidad. La alternativa más realista que puede ejecutar la competición española de fútbol es la misma con la que ya cuenta la Seria A de Italia. No es otra que la posibilidad de tener acceso a los audios a posteriori. Para eso, es fundamental que el acuerdo entre LaLiga y el Comité Técnico de Árbitros satisfaga varias cuestiones. La más sencilla es el cómo puesto que se trataría de una simple grabación, que ya existe por otra parte.

Lo más peliagudo es responder a estas otras dos interrogantes: qué se oye y cuándo se oye. La que se nos antoja más compleja es sobre todo la primera pregunta. Si la decisión de la FIFA es firme a futuro en cuanto a que no se puede oír nada en tiempo real, lo que toca por lo tanto es que haya una edición. Eso significa que alguien se haga responsable de elegir desde qué punto a qué punto se puede oír un audio determinado. Ahí siempre se puede criticar la falta de contextualización. En cuanto al cuándo, lo normal sería establecer un protocolo que, muy probablemente, se activaría a partir de una petición de un club, como ya pasó fechas atrás por parte del Levante, petición que entonces no quedó satisfecha.

¿Siempre habrá una queja?

Mientras que el fútbol sea fútbol, si no hay queja de alguien que genere una polémica, será muy difícil entenderlo. Si desaparecieran las quejas es como si se hiciera el vacío. La pasión y los intereses económicos son dos factores que influyen sobremanera en el desempeño de cualquier partido de fútbol profesional. La puesta en marcha de sistemas tecnológicos persigue siempre un perfeccionamiento lo más justo posible en las decisiones de los árbitros. Precisamente en ese sentido, el Comité Técnico de Árbitros, pretende aminorar al máximo las situaciones polémicas, entre otras razones porque (se justifican) los colegiados sufren en sus carnes las iras de aficionados, clubes y futbolistas, sin descartar los medios de comunicación y las redes sociales. La exploración de cuándo y qué se oye es una decisión nada baladí. Responder a esas dos cuestiones determinará un protocolo de actuaciones, que ojalá en nombre de la transparencia, sirva para aminorar las situaciones estresantes.

La visión de DT-Deporte Tecnológico

Desde este medio, siempre hemos defendido el apoyo tecnológico para un mejor desempeño de la actividad deportiva. Progresivamente, creemos que la sociedad asume el valor que supone el uso del VAR o, en progreso, de la tecnología semiautomática del fuera de juego. Obviamente, como se refleja de manera habitual en medios y redes sociales, las polémicas no han desaparecido ni mucho menos. Podríamos decir que incluso han aumentado. ¿Por qué? La razón deberíamos atribuírsela al protocolo, es decir, a la manera en la que los árbitros, siguiendo unos determinados criterios fijados, deciden lo que deciden, pitan lo que pitan. Y es que ocurre en más de una ocasión, que juzgar una determinada situación irregular suele ser relativa, aunque la tengamos delante de nuestros ojos en una repetición del VAR: ¿cuándo el jugador tocó el balón en el área pequeña lo hizo más con el hombro o era más con el brazo?, por ejemplo.

Consideramos que, a pesar del ruido, y de la cantidad de polémicas, al fin y la postre, la tecnología concreta mucho el objeto de análisis. Digamos que resuelve con facilidad el trazo grueso (fuera de juegos descarados o patadas terribles) y puede perderse en el matiz. Pero es que, obviamente, hay que dejar que sea el árbitro de campo, con el apoyo del VAR, el que tome la decisión, incluso con la posibilidad de que se equivoque como un humano que es. Con el paso del tiempo, y a no mucho tardar, la precisión de la tecnología hará que las dudas sean las menos. ¿Se acabará entonces el espectáculo como sinónimo de polémica? Nuestra opinión es que sí. Entonces comenzará el tiempo en el que apreciemos el deporte por el deporte, un valor que se pierde bajo el ruido de la bronca.

Comparte tu opinión con DT Deporte Tecnológico:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio