Metaverso y videojuegos: un nuevo terreno para la industria del deporte


Metaverso y videojuegos: un nuevo terreno para la industria del deporte


Hoy escribe en DT-Deporte Tecnológico...

Avatar de Jon Fatelevich

Hoy escribe en DT-Deporte Tecnológico...

Avatar de Jon Fatelevich

En un mundo cada vez más digitalizado, la convergencia entre el deporte y la tecnología se manifiesta de manera innovadora a través del metaverso y videojuegos como Fortnite y Roblox. Como CEO de StadioPlus, observo con entusiasmo cómo estas plataformas, jugadas diariamente por más de 25 millones y 66 millones de usuarios, respectivamente, ofrecen una oportunidad sin precedentes para la industria del deporte.

Vivimos en una era donde la atención es un recurso precioso y la paciencia escasea, especialmente entre las nuevas generaciones que no siempre encuentran atractivo sentarse durante dos horas para ver un partido de fútbol o baloncesto. Es aquí donde los videojuegos y el metaverso emergen como soluciones, proporcionando experiencias gamificadas que resuenan con un público que busca interactividad y emoción.

La clave para la industria del deporte radica en la capacidad de reinventarse y crear modelos de negocio que no solo mejoren las finanzas, sino que también conecten con audiencias más jóvenes. Ingresar al metaverso y los videojuegos no solo significa ofrecer entretenimiento, sino también abrir nuevas oportunidades de ingresos y publicidad.

Al sumergirse en estos mundos digitales, las entidades deportivas pueden explorar modelos de negocio innovadores, desarrollar nuevos soportes publicitarios para patrocinadores y captar a sponsors que buscan presencia en el mundo digital. Es un terreno fértil donde la imaginación y la creatividad son las únicas limitaciones.

Es importante destacar que esta incursión no sólo atraerá a un público más joven, sino que también romperá con la percepción tradicional de los aficionados que superan los 40 años. Con Roblox dirigido a usuarios de 6 a 12 años y Fortnite atrayendo a una audiencia mayoritaria de 12 a 35 años, las posibilidades de llegar a nuevas generaciones son infinitas.

No se trata simplemente de juegos de disparos; las opciones son vastas, desde experiencias de carreras, parkour, educativas hasta competiciones por equipos. El futuro, como afirmo, ya está aquí. La industria del deporte no puede permitirse quedarse atrás en esta carrera hacia la innovación.

Lo más alentador es que los clubes y ligas están adoptando esta evolución con entusiasmo y comprensión. El primer paso ya se ha dado, y quienes lideren esta revolución serán los más beneficiados. La competencia no está solo en el campo, sino también en la capacidad de adaptarse y ofrecer experiencias únicas en el vasto mundo digital que se nos presenta.

En conclusión, la intersección entre el metaverso, los videojuegos y la industria del deporte es un terreno prometedor lleno de oportunidades. El futuro es hoy, y aquellos que abracen esta transformación serán los verdaderos ganadores en la emocionante convergencia entre deporte y tecnología.


Scroll al inicio