En el fútbol, los datos son de las máquinas, el contexto del ojeador


En el fútbol, los datos son de las máquinas, el contexto del ojeador


En el fútbol, los datos son de las máquinas, el contexto del ojeador




El debate explicitado en los medios generalistas respecto al uso de la tecnología en general se sitúa en la disyuntiva, lógica por otra parte, de si las máquinas sustituyen ya al ser humano, o lo harán en breve . Desde luego que la resultante ante esta disyuntiva es que ambos, máquina y ser humano, están condenados a entenderse. Pero esta conclusión no es verdadera, dado que tal cual se expresa, implica otorgarle a la tecnología una posición de igualdad frente al humano y no es así: el ser humano es el que domina la situación actual. Cualquier posibilidad de que la inteligencia artificial (IA) se haga con el poder es una especulación de nuestros días que es lícita en tanto que cumple una función preventiva.

Messi o Ronaldo

Aunque el debate sobre quien es mejor si Ronaldo o Messi se está apagando por la edad de estos dos enormes futbolistas, nos viene bien el caso para ejemplificar qué papel cumple el análisis de los datos. En un artículo de El Periódico de España se asegura lo siguiente: «Leo Messi mete muchos más goles desde las mismas posiciones, pero Cristiano Ronaldo mete muchísimos más desde posiciones diferentes. Es decir, Messi tiene cuatro o cinco sitios de golpeo en los cuales su ratio de efectividad es altísimo. Pero hay otros puntos en los que no mete una. Sin embargo, Cristiano Ronaldo mete muchísimos más goles. Su ratio de acierto es muchísimo más grande desde sitios mucho más diferentes. Te mete de cabeza, de salto, pegado al poste, desde el segundo palo, de chilena…», declara Lluis Llagostera, CEO y fundador de Fly-Fut, una empresa española especializada en el uso de drones para realizar el análisis de los jugadores en acción.

Con esta explicación se observa la utilidad de los datos aportando información para una decisión (si es que tuviéramos que tomarla) respecto a quien es mejor si uno u otro, si el argentino o el portugués. Optar por uno u otro, en este punto, es misión de la persona; y los detalles aportados por la tecnología ayudan a tomar esa determinación. No hay más.

El papel del ojeador

En el fútbol de hoy en día, y especialmente en el de élite, la búsqueda de los buenos jugadores se ha adelantado muchísimo. Normalmente los ojeadores se fijan en los pequeños. Aquellos que, en categoría de juveniles e incluso antes, destacan entre sus compañeros. «El factor humano es clave para captar a un talento, no es simplemente lo que desarrolla en el terreno de juego, sino también ver que todo su alrededor es lo más normal para que el niño pueda desarrollarse en todas las facetas de la vida, no solo en el fútbol. Hay que recordar que el fútbol es una herramienta para formar personas mediante el deporte colectivo», resalta el ojeador Kilian Moreno en el artículo citado.

Hablamos por lo tanto del contexto: cómo es el chaval o la chica en los estudios, cómo se comporta fuera del entorno futbolístico, qué papel juega la familia, etc…Se trata, por lo que vemos, de estudiar el contexto, una obligación propia del ojeador en la que la tecnología poco o nada tiene que hacer.

Comparte tu opinión con DT Deporte Tecnológico:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio