Los Juegos Olímpicos de Paris 2024 no contarán con la tecnología de reconocimiento facial

(Las Olimpiadas de París, presentes en la capital francesa / Foto web Paris.fr )

La Ley de Privacidad francesa no contempla el uso de la tecnología del reconocimiento facial, por lo que no estará presente en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2024 de París. Así lo han indicado líderes destacados de la actual administración gala en debates parlamentarios. En los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022, celebrados en Pekín, sí se usó, y de forma muy extendida, además. Con eficacia incluida, pues la mascarilla se usaba de manera preeminente en esos momentos.

En Tokio, también

En los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, también se utilizó la tecnología. Se limitó a las personas acreditadas de los distintos países. El procedimiento en este caso, fue que primero se obtuvieron las imágenes, que sirvieron para completar una base de datos para verificar a posteriori. El sistema lo implementó la marca NEC y no se usó para el público general, como sí ocurrió en China.

La argumentación del Gobierno galo

Según informó el diario Le Parisien en días pasados, «la ministra de Deportes, Amélie Oudéa-Castéra, expresó sus dudas ante la Comisión de Cultura del Senado. Entiendo-dijo- la expectativa y la importancia del reconocimiento facial, especialmente después de los altercados en la final de la Champions entre el Liverpool y el Real Madrid en el Stade de France, pero actualmente, las disposiciones legislativas relativas a la seguridad no contemplan estos dispositivos», señaló. Tampoco expresó ninguna voluntad de modificar el texto legal.

La alternativa al reconcomiendo facial

La ministra francesa si señaló, según el citado diario, que el Gobierno está trabajando «en algoritmos inteligentes, pero anonimizados, para gestionar los movimientos de multitudes en el transporte«. Añadió que incluso «estos dispositivos de videoprotección deberán ser examinados por el Cnil (la autoridad francesa en la protección de datos) y el Consejo de Estado antes de ser implementados». Estos artilugios son capaces de detectar «un objeto abandonado por su dueño en la vía pública».

Nuestro punto de vista

En DT-Deporte Tecnológico hemos hablado en distintas ocasiones sobre el uso de la tecnología del reconocimiento facial. La decisión del Gobierno francés respecto a la prohibición de su uso en las Olimpiadas de París de 2024, no nos coge de sorpresa. Esta tecnología se debate entre el derecho a la privacidad de las personas y su utilidad en varios aspectos (rapidez en la gestión de las colas o detección de personas sospechosas de poder generar altercados).

En el caso de París, sin duda prevalece la cultura europea de protección de los datos de las personas, mientras que, en el caso de Pekín, queda claro que esta cuestión no es relevante para las autoridades chinas quienes, incluso, tienen instaladas sistemas de detección en la vía pública.

Quizás una de las soluciones sea el compromiso de las organizaciones que usan el reconocimiento, avalado por ley, de no utilizar los datos más allá del requerimiento de las autoridades en momentos dado. ¿Sería esto suficiente? Podemos llegar a entender que sí. Solo de esta forma, el sistema podría generar la confianza suficiente para su uso. Todo lo que pueda significar utilización fraudulenta de las imágenes de las personas es criticable y motivo de persecución legal.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.