¡Que recoja las pelotas el robot!

Jugar al tenis es uno de los deportes con más estilo probablemente, pero tiene una parte engorrosa: recoger las pelotas, algo que ocurre en los entrenamientos sobre todo. La sensación de pesadez y de pérdida de tiempo fue el motor que desembocó en la construcción de un ‘robot recogepelotas’, fabricado por la empresa norteamericana Tennibot. Hace diez años, el cofundador y CEO de esta compañía, Haitham Eletrabi, se enamoró del tenis, pero se conjuró contra la obligación de recolectar las bolas.

Así funciona Tennibot/ Vídeo de la empresa.

El sistema de Tennibot se compone de sensores que recogen información sobre la ubicación de las pelotas, información que llega a través de una cámara incorporada. Esos datos se interpretan por un algoritmo que le permite aprender en la medida que va almacenándolos. Esto es el machine learning. El robot se controla mediante una aplicación conectada a un dispositivo de control remoto que suele colocarse en la red. También se eligen determinados aspectos como los límites de la pista o las características del piso (tierra batida, hierba o cemento…). El aparato tiene una batería que se recarga en unos 90 minutos y ofrece una autonomía de cuatro a cinco horas.

40 bolas por minuto

El sistema de Tennibot detecta las pelotas, va a por ellas, las carga una a una y las deja a disposición del jugador. El sistema incluye la posibilidad de contar el número de pelotas que se recogen a razón de 40 por minuto. Es una forma también de conocer el número que se utilizan en cada entrenamiento.

Imagen del robot fabricado por la empresa de Alabama (EEUU) Tennibot/ Foto de la empresa

La comodidad que supone el hecho de que las bolas las recoja un robot, favorece, por ejemplo, el que se haga hincapié en el entrenamiento del saque. Si un jugador de tenis le dedica solo media hora a entrenar su saque, tiene que golpear y luego recoger todas las pelotas un montón de veces. El uso de Tennibot hace mucho más cómodo esta práctica. Permite, además, una mayor focalización en el hecho en sí de entrenar el saque.

Este producto ha conseguido dos espaldarazos. Uno es el reconocimiento de la Asociación de la Industria del Tenis de EEUU que organizó un desafío de innovación el mes pasado, que ganó. El otro es el Premio al Diseño de Producto Europeo. En el mundo, el deporte del tenis es uno de los deportes, que sin ser de masas, más tecnología está incorporando. Como el famoso ojo de halcón o sus competidores.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.