Seguir o no seguir lo que me señalan los datos


Seguir o no seguir lo que me señalan los datos


Seguir o no seguir lo que me señalan los datos




(Messi en una postura que recuerda a Hamlet / Foto Messismo )

El clásico debate del ‘ser o no ser’ hamletiano tiene relativa vigencia al valorar si es importante lo que me señalan los datos, o no. A las alturas de la película en la que estamos, nadie relacionado con el deporte puede atreverse, en su sano juicio, a salir a la palestra y decir que los datos no valen para nada. Podría aceptarse, como mucho, que no es de recibo asumir sin más el imperio de los datos. Es decir, que nadie está en la obligación de aplicar en su totalidad todo aquello que le plantea un estudio analítico de datos. Y es aquí donde está el quid de la cuestión: ¿hasta qué punto puedo hacer caso y utilizar lo que me aseguran los datos?

Cuestión generacional y utilidad de los datos

Probablemente nos encontremos ante una cuestión puramente generacional, pero hasta cierto punto. Nos explicamos. Es bastante evidente que las personas que están más abiertas a abrazar la cultura de los datos son los más jóvenes. Esto podría plantearse como una evidencia hace una serie de años, pero ya carece de sentido. Tiempo atrás, los que hacían su primera inmersión en el mundo tecnológico, dentro de lo que es la esfera deportiva, tenían en la película Moneyball el mejor de los argumentos para motivarse y encontrar justificación a su involucración en el universo digital.

Con el paso de los años, los hechos han quitado espacio a la duda. Si cuando el mundo del scouting, por ejemplo, empezaba a entonar los que se podían considerar cantos de sirena, los más viejos del lugar esgrimían que nada podía sustituir lo que apreciaban sus ojos y orientaba su experiencia. Pero esa actitud no ha resistido la contundencia de los hechos. Es decir, la extensión rotunda que los datos han adquirido por todos los lugares del universo deporte. Y eso será por una razón obvia: son útiles.

Aplicar todo, o a medias

Una vez superada la barrera del ser o no ser, con la victoria del ser, es decir gracias al éxito de la aceptación de los datos, nos encontramos con un nuevo dilema: seguir o no seguir, más o menos, lo que cantan los datos. Sobre esta disyuntiva, nos ha parecido muy interesante una entrevista que, en el Diario de Navarra, le han realizado a un pertiguista navarro, Adrián Vallés, que después de dejar la actividad atlética, y previa formación, ha trabajado en el mundo de la analítica de datos. Este ex-atleta, por ejemplo, ha colaborado en la preparación de la gran Carolina Marín, de la que comenta lo siguiente: «El entrenador de Carolina Marín era muy analítico y las decisiones y la estrategia de un día de partido las condicionaba a las estadísticas y el patrón de juego de los rivales. Nosotros aportábamos una solución para cada partido y ellos, antes o incluso durante, cambiaban la estrategia de partidos en virtud de lo que habían aportado los análisis de datos».

Este podríamos considerarlo como un ejemplo de una aceptación sin condiciones de lo que te dicen los datos. En el sentido contrario, como declaración específica, no es que hayamos encontrado algo. Lo que si sabemos por múltiples conversaciones en el sector es que la dinámica de la aceptación completa e incondicional de los datos no está consolidada, depende de distintos factores, que ahora intentaremos concretar.

De qué depende

El deporte se mide por una palabra fundamental: éxito, que también podríamos entender como victoria. Si la aplicación de la analítica de datos nos permite establecer, sin ningún género de dudas, un ante y un después en lo que a la filosofía del éxito se refiere, estaremos por el buen camino. Eso quiere decir que si nuestra aceptación de lo que nos señalan los datos implica una toma de decisiones que nos favorece a la hora de lograr buenos resultados, hemos entrado en el reino de la tecnología por la vía de los resultados. Y los deportes se sostienen si se logran buenos resultados.

Habría que tomar en consideración diferentes aspectos de lo que supone el ejercicio profesional de la aplicación de la tecnología. Veamos:

  • Predisposición: si la gente del deporte no cuenta con la predisposición de entender y atender los datos, no será fácil entrar en una dinámica de aceptación de esta práctica,
  • Preparación: los datos necesitan preparación, conocimiento. Es decir, hay que lograr una formación adecuada en función de los usos que se le quieren dar.
  • Involucración: la puesta en práctica de la orientación que nos aporta la analítica de datos no es cuestión de elementos aislados. Es parte de una dinámica que genera un proceso en el que cada parte adopta un papel y desarrolla una función basada en el dato.
  • Valoración: la utilización de los datos está sometida a una justificación en función de los resultados. La flexibilidad…
  • Incremento: siempre hay que ir a más. Cada día que pasa, el estudio de los datos se hace más y más sofisticado, algo que explota de forma inconmensurable con la aparición de la inteligencia artificial.

La visión de DT-Deporte Tecnológico

Nunca hay que aceptar las cosas, y menos las tecnológicas, como un dogma de fe. Los avances de la tecnología y de forma específica, la analítica de datos, son sólo herramientas. Como cualquier apoyo, su uso depende de las circunstancias. Bien es cierto, no obstante, que aunque en un momento dado la información que valoramos no es la adecuada, no por ello debemos rechazar el papel que juega el estudio de los datos.

Usar un sistema de análisis como es el scouting no puede despreciarse de manera radical. Nadie defiende, tampoco, que lo mejor sea aceptar una imposición. La actitud adecuada es tener en cuenta los detalles y luego decidir. De esta manera, además, es como se enfoca el apoyo tecnológico, esto es, como una referencia para la toma de decisiones. Ocurre que, en la medida que se usa y usa el apoyo tecnológico, llegamos a la conclusión que dado su nivel de acierto, no puede ser prescindible. Jamás.

Comparte tu opinión con DT Deporte Tecnológico:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio